Hetalia Countries Meeting
Estamos en...
Del 23 de Sep al 21 de Dic.

Inicia nuestra estación otoñal, comienza a buscar tus abrigos y prepárate para una de las estaciones más frescas del año.



Acoplado al horario central de México.


Conectarse

Recuperar mi contraseña


En un Cumpleaños el sol nunca se esconde [Libre]

Ir abajo

En un Cumpleaños el sol nunca se esconde [Libre]

Mensaje por Vash Zwingli el Lun Sep 17, 2012 10:53 pm

El día era relativamente tranquilo, cálido y brillante, casi normal por tratarse de una mañana de verano si no hubiese sido por un misero detalle: Un desconcertante rubio caminaba por las alegres calles de un templado barrio en una de las ciudades mexicanas. No sabía cual con exactitud pero poco le importaba, él solo se había preocupado de llegar, con dificultad, pero llegar sano y a salvo.
Resultaba un panorama atractivo, curioso e inquietante, y no solo porque el susodicho cargara consigo una escopeta; no era de sorprenderse que la gente se asomara a las ventanas y puertas única y exclusivamente para saber a qué se debía aquel tipo de visitas. ¿Sería familiar lejano de alguien? ¿O algún estudiante de intercambio? ¿Algún gringo tal vez? ¿O un Europeo de Vacaciones? Nadie estaba seguro de cuál de esas interrogantes sería respondida con un si, y es por eso precisamente que no despegaban los ojos de quien, lógicamente, no era de por allí.

Para el sujeto, a su vez, la situación era igualmente incomoda. Por más que intentara ignorar las miradas curiosas y los murmullos que inundaban el ambiente le era imposible, siendo tan reservada como era aquella experiencia no podía clasificarse sino como insoportable ¿Pues que culpa tenía él de ser extranjero? ¿De tener cabellos dorados, piel nívea y ojos de esmeralda? Daba él mismo gracias a Dios que aquel día era uno especial y que no se detendría a convertir cada uno de los rostros de los presentes en un blanco para su arma. A esas alturas sólo debía llegar hasta el final de la calle y entonces encontraría su lugar de destino, o al menos eso esperaba.

Diez y seis de Septiembre, fecha que para él hace unos años pudiera no significar mucho, mas ahora, que conocía a alguien en quien realmente podía confiar, no ignoraba la ocasión en lo absoluto. Diez y seis de Septiembre, día de semana. Había hecho un pequeño sacrificio para acompañar a su amiga en tan importante celebración, esperaba que su compañía fuese bien recibida. No había recibido invitación alguno, ni estaba enterado de dónde precisamente era que vivía la mexicana, sin embargo, tan grande habían sido las ansias de cumplir su promesa que como pocas veces tomó la iniciativa y sin ni una de las informaciones ya nombradas tomó un avión muy temprano para llegar a México antes de almuerzo. A la residencia llegaría con algunas indicaciones que recibió de su superior y parte de la suerte que pocas veces le acompañaba.
Iba vestido de un modo extrañamente informal, algo más o menos apropiado para la situación; la escopeta la conservó por costumbre. Y entre sus manos iba un paquete de medianas proporciones, un regalo sobrio para su anfitriona, a quien esperaba no sorprender mucho pero si acoger con dicho presente. Escogerlo fue difícil, puesto que no se conformaría con chocolates, eran ya demasiado comunes y se los regalaba a todos, era prácticamente como decirle “no me preocupé en pensar en nada más, ten un poco de chocolate” aún cuando el producto tuviese gran historia por aquella zona. Pero el chocolate suizo jamás sería lo mismo. De este modo había optado por algo mucho más significativo, algo prácticamente hecho por él mismo y que mezclaba a la perfección parte de las características mexicanas con las suizas.

Así finalmente y luego de tener que huir olímpicamente de toda la atención que se centraba en él llegó a una puerta con el número que le habían indicado. Solo entonces se detuvo y con suma tranquilidad arregló un poco su cabello para luego llamar a la puerta. Desde ahí, solo aguardó emocionado a que la dueña de casa le atendiera.


Spoiler:
Bien -w- Tal y como no lo había especificado, comencé con el Suizo porque pensé que era lo mejor x3 A ver si nos damos un tiempito para charlar a gusto y luego invitamos a los demás, sabes que el suizo no va a reaccionar si hay mucha gente x3
Saluditos!! y Feliz cumpleaños para Itzel, otra vez!
P.D: Recuerda que Alex también puede meter la cuchara, aunque Vash no lo conozca.
avatar
Vash Zwingli
Micronación
Micronación

Mensajes : 552
Puntos : 999
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 10/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un Cumpleaños el sol nunca se esconde [Libre]

Mensaje por Itzel/Alex García López el Mar Sep 18, 2012 9:46 pm

Cada año se ponía sus mejores galas, sonreía y pasaba unas chingonas fiestas. Sin embargo este año estaba todo muy tensó. No sólo era el hecho del cambio de gobierno y las putas criticas de todo mundo. Los alborotos en su casa comenzaban a causarle estremecimientos como aquellos días, si quiera quería pensar en que se repitieran esos hechos. No estaba segura de soportarlo. Aunque al menos ahora tenía a Alejandro consigo.

Soltó un suspiro mientras observaba los vestidos que su jefe le había mandado a diseñar especialmente para ese día. Le agradaban eran hermosos y demostraban la mano de obra mexicana pero... no tenía ánimos de celebrar e incluso este año siquiera organizaría una fiesta privada para sus amigos naciones.

Por fin escogió el que más le gusto y se dispuso a entrar al baño para comenzar su arreglo personal. — Alex comienza a arreglarte de una maldita vez acuérdate que vamos ¡tarde!— le grito a su hermano mientras ella se disponía a asearse.

Alejandro que se encontraba en la sala no le presto atención. Hacía mucho tiempo que él no representaba al país y de hecho hacía un año atrás por estas fechas había vuelto a ver la luz del día. Sonrió al recordar las lagrimas de la chaparrita cuando le vio ahí, tan diferentes y tan iguales por dentro. Formando un sólo país.

De pronto alguien toco la puerta por lo que le distrajo de sus pensamientos. Checho el horario y aun no era hora de irse así que no pudo pensar en ¿Quién chingados estaba ahí? Fue a abrir y se encontró con un europeo. Enarco una ceja sin dejar de ver el arma que tenia en las manos, buena calidad y bastante ligera aunque no fuera la mejor era muy eficaz en la protección de un hogar. — Suiza ¿cierto? — pregunto con algo de cortesía dándole el paso.

— Pasale ahorita le hablo a la chaparra esta poniéndose guapa... — sonrió llevándole a la sala donde sus dos pequeños chihuahuas comenzaron a gruñir. — espale chamacos dejen a la visita vallan con Xolotl — ordeno el moreno a los dos pequeños pero picosos animales. — jjajaja como decía disculpalos es que no están acostumbrados a los extraños.... Por cierto Soy Alejandro hermano de Itzel...— se presento el mexicano antes de escuchar los gritos de una airada mexicana porque se había acabado el agua caliente.

Spoiler:
Ok nena, por mi no hay problema. Disculpa esta parodía jajaja no se que me paso ._.U pero no te preocupes llegará Itzel a darles lata xD Awww llegara Vreneli?
avatar
Itzel/Alex García López
Islita
Islita

Mensajes : 1283
Puntos : 2948
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Edad : 29
Localización : Por ahí y por acá, nadie me podrá encontrar.

Ver perfil de usuario http://www.fanfiction.net/u/1285717

Volver arriba Ir abajo

Re: En un Cumpleaños el sol nunca se esconde [Libre]

Mensaje por Vash Zwingli el Dom Sep 23, 2012 7:02 pm

Esperó, casi impaciente, frente a la puerta de la mexicana, más por nervios e inquietud que por cualquier otra cosas. Aguardaba, inquieto, ansioso por ser atendido, sabiendo que cuanto antes comenzara la visita mucho antes podría darle fin; Y no es que la latina no le agradase, muy por el contrario, sino porque no era su costumbre hacer ese tipo de cosas. De hecho, de no ser porque fue promesa suya visitarla para su cumpleaños, no hubiese hecho siquiera el intento de viajar tantos kilómetros para saludarla y darle un regalo, a lo más lo enviaría por correo junto a una carta. Pero ya estaba allí y debería soportar lo que quedaba de día para acompañar a su amiga en aquel día tan especial; se debía después de todo, la castaña había sido muy sincera, agradable y comprensiva con él, sin mencionar que era una muchacha muy inteligente e interesante. Considerando que llegar al corazón de suizo no era para nada una tarea fácil, desde ese contexto la mexicana sumaba todos los puntos.

Suspiró. Lo único que le tranquilizaba, lamentablemente solo un poco, era pensar que pasaría tiempo con ella, además que, si resultaba ser un día no muy ajetreado, lograría no perder el control del todo y disfrutar parte de la visita, desde entonces debía poner lo mejor de sí. No iba tan mal hasta entonces, según podía diagnosticar, no había apuntado con la escopeta a nadie un mucho menos se vio en una situación que ameritara un par de disparos hacia el cielo; mas sin importar aquello y aún con todo el esfuerzo que era capaz de poner a disposición estaba temblando ¿Era su idea o hacía frío? Algo ilógico pues el sol brillaba fuerte en lo alto. Entonces era él y su mente suplicando “Por favor Itzel sal pronto”.

Fue entonces que casi como obra de los Dioses la puerta se abrió y alguien apareció por detrás de esta, sin embargo, no se trataba ni por asomo de quien esperaba el suizo.
Sufrió un micro-infarto en ese momento, a lo cual solo reaccionó respirando hondo, pensando que cabía la posibilidad de confundir los números, que tal vez podría disculparse e ir a llamar a la casa correcta. No obstante, quien lo atendiera, un joven bien parecido, de cabellos castaños y piel tostada le llamó por su nombre diplomático, a lo que el rubio ya no supo como reaccionar.
Hicieron falta un par de segundos para que lograra procesar la información, sacando por conclusión que el chico no era menos que la nación secundaria o algo parecido y que el error no había sido suyo sino del tiempo por no prestarse de mejor manera a la señorita Itzel.
De esta manera saludó –Guten tag... –Y asintió tanto a la pregunta formulada por el muchacho como a la invitación de este, moviéndose de la forma más robotizada-mente normal en la que le fue posible bajo tanta presión. Presión impuesta por él mismo puesto que se notaba a lo lejos que el joven no era menos que alguien muy agradable.
Así finalmente observó con algo de desconcierto a los pequeños animales que proferían hacia él sus gruñidos, algo no menos inquietante para el chico alpino que adora a los animales.

-E-está bien… Es un gusto conocerle –susurró prácticamente. Su voz se oía demasiado baja y sombría, casi forzada, tal vez porque hacía hasta lo imposible para no sonrojarse frente al castaño ¿Qué pensaría de él si algo así sucedía? –Yo no… Ah, Soy Vash, Vash Zwingli. E-esperaba que estuviese por aquí así que… -sostuvo el regalo que llevaba para la mexica en solo una mano y con la otra sacó otro pequeño paquete de su bolsillo –Feliz Cumpleaños –terminó por sonrojarse de manera inevitable a la vez que junto al mexicano escuchó los gritos de su amiga.

Spoiler:
Bien... y sobre Vreneli como desees, son ustedes los cumpleañeros así que les daré en el gusto, aunque lo advierto, cuando ambos suizos se juntan pelean x3
Está bien, me gustó el dramita :3 estaba divertido y Vash completamente descolocado, tengo buenos presentimientos de esto! Esperate no más que lleguen los demás a joder.
avatar
Vash Zwingli
Micronación
Micronación

Mensajes : 552
Puntos : 999
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 10/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En un Cumpleaños el sol nunca se esconde [Libre]

Mensaje por Itzel/Alex García López el Dom Sep 23, 2012 7:26 pm

Alejandro era una persona en muchos aspectos más observador y maduro que su contra parte. No porque Itzel fuera infantil y no hallan vivido lo mismo si no por el hecho de que él sabia más cosas que la mexicana.

No le extraño en nada lo tenso que se podía observar al guerillo, era comprensible, después de todo lo que sabía de este era que en realidad a parte de la neutralidad total que tomaba en conflictos también era en demasía solitario, cosa que él mismo comprendía.

Enarco una ceja ante los obsequios frente a él y esbozo una sonrisa de medio lado, no se lo esperaba y para no incomodarlo más tan sólo los recibió para posteriormente darle un buen apretón de manos. Ya se encargaría la mexicana de avergonzarlo. — Gracias... toma asiento que en unos momentos...

Pero el mexicano ya no pudo más porque entonces apareció cierta personita. Regresemos entonces a donde dejamos a la mexicana.

Estaba ella un poco molesta porque a la hora en que se metió a la ducha noto por fin que cierta persona había apagado el boiler por lo que cuando se metió santo grito soltó por el pinche agua fría que la mojo. — ¡¡¡ALEJANDRO HIJO DE LA CHINGADA!!!— se escucho su dulce voz quejumbrosa. Y no era para menos.

Como pudo cerro las llaves del agua y se puso una toalla al rededor del cuerpo la cual cubría desde su pecho hasta la mitad de sus muslos, su cabello azabache totalmente suelto -cosa que no era muy común- chorreaba un poco de agua, su piel morena húmeda y chinita por el pinche frío que hacia. Seguro iba a llover.

Con pasos marcados y rápidos se dirigió a la sala donde estaba su hermano al cual le diría hasta lo que se iba a morir si seguía haciéndole esas bromas. — Puta madre porque chingados apagaste el....— se quedo callada cuando noto a alguien más en el lugar.

Primero el shok inicial de ver a Vash en su sala pues realmente no se esperaba esta visita, lo segundo se noto fue la reacción de él al verla en esas fachas y tercero pero más importante fue el furioso sonrojo que se apodero de ella al estar SEMI desnuda frente a su amigo. — Y-yo... e-este... a-ajajaja h-hola...— estaba por demás avergonzada.

Y se quedo así hasta que noto unas luces que le afectaron un poco la vista, cuando parpadeo pudo observar a Alejandro con una cámara fotográfica en las manos y ella siendo la modelo principal. Ahora si que le daría una buena.

Pero primero debería estar presente ¿verdad? — D-discúlpenme ahora vuelvo... — declaro lanzándole un cojín a su hermano y corriendo a su habitación. Ya ni al pedo debía de bañarse con agua fría de volada.

Pero su rostro no quería dejar de estar rojo por la vergüenza, ahora si que todo mundo pensaría que era una zorra o exhibicionista. Maldita fuera su suerte. Y así mientras ella se disponía a ponerse guapa en la sala quedaron un mexicano muriendo de risa junto al suizo.

— Hijoles no pensé que la chaparrita se atreviera a bajar...


Spoiler:
jejeje vash es totalmente adorable. Por mi no hay problema estos dos también se pelean mucho y sería lindo que todos se reunieran y si no ya aprovechare en la fiesta de chicas pa conocer más a la suiza.
avatar
Itzel/Alex García López
Islita
Islita

Mensajes : 1283
Puntos : 2948
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Edad : 29
Localización : Por ahí y por acá, nadie me podrá encontrar.

Ver perfil de usuario http://www.fanfiction.net/u/1285717

Volver arriba Ir abajo

Re: En un Cumpleaños el sol nunca se esconde [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.